miércoles, 8 de agosto de 2007

Pachamama bendita






Sagrada comunidad.


Antigua hermandad donde las almas humanas comulgaban con el alma de la Tierra.


Los vientos del Espíritu están regresando para susurrar a los oídos del corazón palabras de Sabiduría Ancestral:-“No matarás a la fuerza de la Vida”-


La Anciana de los Tiempos está retornando para recuperar aquello que fue arrebatado.


Ella es vieja, muy vieja, camina lenta, cojea apoyada en un palo de madera milenaria,y en su andar pausado va marcando un ritmo,que genera más ritmo, más pasos…es lenta para caminar pero jamás detiene su marcha. A veces pareciera que va a parar que ya no da más,y por un instante amaga a detenerse,pero de su respiración cansada surge un bramido que hace temblar las montañas y entonces, ella sonríe y levanta una vez más su pesado pie para da el paso siguiente. Ella es piel y hueso,piel áspera y arrugada;en la profundidad de cada surco guarda todos los secretos de la vida y de la historia de los hombres y las mujeres.


Su piel es sagrada.Sobre su anciano cuerpo la humanidad entera camina,dejando huellas irreversibles:heridas, cicatrices, grietas,portales, ofrendas, pedidos.


Como tatuajes vivientes, cada marca dejada es la semilla de un nuevo ciclo posible.


Si sobre Ella caminas con violencia,con violencia sembrarás las posibilidades para el futuro.Si sobre Ella caminas con amor,con amor sembrarás luz y esperanza en la Tierra.


Algunos la pisan taconeando su soberbia y su vanidad.


Otros la caminan descalzos con humildad y agradecimiento.


Pero sólo en la intimidad de cada corazón se reconoce la diferencia.


Lo cierto es que cada paso que das es una elección en tu siembra,y tu siembra dará cosecha.


Lo cierto es que cada paso que das está cargado de libertad y responsabilidad,


en tus pies está la pauta que puede cambiar el mundo.






© 2007 by Orquídea


2 comentarios:

El búho rojo dijo...

Somos una parte de un todo

ElPoeta dijo...

Tratémosla con cariño, mi querida Orquídea, es nuestra madre, nuestra casa y nuestro sustento. Un beso sostenible,
V.